|
Logotipo de Bankinter. Lleva a la p\u00E1gina principal

Planes de previsión : Fiscalidad y Prestaciones

Fiscalidad

Para la empresa:
  • - Las aportaciones a planes de previsión (hasta el límite financiero) son totalmente deducibles en la base imponible del Impuesto de Sociedades.
  • - Al ser de aportación definida, los costes son conocidos y controlables para la empresa.
  • - Las aportaciones a planes de previsión son un beneficio social con menor coste que el salario líquido, debido a los dos siguientes motivos:
    • - No están sujetas a cotización a la Seguridad Social.
    • - Tienen una deducción adicional en la cuota del Impuesto de Sociedades.
  • - Existe una deducción adicional en la cuota del Impuesto de Sociedades del 10% de las contribuciones efectuadas a favor de trabajadores con un límite máximo de aportación por trabajador de 8.000 euros, siempre y cuando el plan no sea discriminatorio.
  • - El empresario autónomo en régimen de estimación directa puede deducir como gasto en su base imponible las aportaciones imputadas a sus empleados y además puede reducir hasta en un 43% la base imponible del IRPF con sus propias aportaciones al plan de previsión.
Para el empleado:
  • - Los derechos consolidados son propiedad de los empleados, incluso si cambian de empresa.
  • - Las aportaciones del promotor tienen un impacto neutro sobre la base imponible del trabajador (constituyen rendimiento del trabajo pero a su vez reducen la base imponible general) y no están sujetas a retención.
  • - El diferimiento fiscal al momento de la jubilación, al tener menores ingresos en ese momento, hace que el tipo de gravamen sea inferior y por tanto, la tributación efectiva sea inferior (rentabilidad fiscal).
  • - Las aportaciones del promotor a planes de previsión tienen un impacto neutro sobre la base imponible del IRPF del empleado: se consideran rendimiento del trabajo, pero al mismo tiempo reducen la base imponible (al igual que el resto de aportaciones).
  • - El límite máximo de reducción de aportaciones empresariales en la base imponible del trabajador es de 8.000 euros para contribuyentes hasta 50 años. Para mayores de 52 años, este límite se incrementa en 1.250 € por cada año transcurrido hasta los 65 años ( con un límite máximo de 24.250 euros).
  • - Estas aportaciones no están sujetas a retención ni ingreso a cuenta.

Prestaciones

Las contingencias cubiertas por el plan de previsión son: jubilación, fallecimiento, gran invalidez, incapacidad total y permanente para la profesión habitual, incapacidad absoluta y permanente para cualquier profesión, enfermedad grave y desempleo de larga duración.
El beneficiario tributa para todas las contingencias como rendimientos del trabajo en el IRPF.
Las prestaciones pueden percibirse en forma de capital, en forma de renta (asegurada ó financiera) o prestación mixta (capital y renta).
Prestaciones en forma de capital:
  • - Jubilación: las prestaciones tienen una reducción del 40%, siempre que hayan pasado más de 2 años desde la primera aportación y la fecha de jubilación.
  • - Invalidez: Las prestaciones tienen una reducción del 40%.
  • - Fallecimiento: no existen reducciones (tributación del 100% de la prestación).
Prestaciones en forma de renta:
  • - Tributan al 100%.
Las prestaciones están sujetas a retención a cuenta del IRPF (el porcentaje de retención depende del importe sujeto a tributación y de la situación personal del perceptor).
Las prestaciones no están sujetas ni al Impuesto de Sucesiones, ni al Impuesto sobre el Patrimonio.
La Movilización de los Derechos Consolidados para la empresa está permitida.
Movilización de los Derechos Consolidados de los Partícipes:
Es posible en caso de extinción laboral con la Empresa Promotora. En el plazo de 5 días, a contar desde la recepción de la comunicación se movilizará el Plan. En caso de terminación del Plan de Previsión, se movilizará por entero a otro Plan de Previsión.